Tu asesor financiero personal
Síguenos
FacebookTwitter
free materials

Administración Financiera
Aprenda más sobre presupuestos, ahorros y cómo llevar una vida financiera balanceada con los recursos con que cuenta.
Lee más

Fútbol Financiero

¿Estás preparado para un entrenamiento financiero?
El juego incorpora toda la emoción, la energía y la estrategia del fútbol para enseñar a niños y adultos la importancia de tomar decisiones financieras inteligentes.
Compruébalo

Finanzas para niños

Los hábitos financieros saludables, deben comenzar desde que nuestros hijos son pequeños, ya que de esta manera podrán acostumbrarse a manejar su dinero adecuadamente y a mantener una buena relación con su billetera. A continuación te daremos algunas sugerencias para que lleves a cabo acciones que les ayuden a tener unas finanzas sanas:

-Pon el ejemplo: Muéstrales a tus hijos de qué manera ahorras, y cada vez que compres algo por lo que has trabajado o ahorrado mucho, explícales cuánto tiempo te tomó hacerlo. Esto les dará una dimensión del valor del dinero, por lo que aprenderán a usarlo de manera conveniente para ellos.

-Abre una cuenta infantil: En los bancos existen cuentas diseñadas especialmente para los pequeños de la casa. Puedes abrirles una cuenta de ahorros y comentar con ellos qué harán con el dinero cuando llegue a cierta cantidad. Así mismo, incentívalos a incrementar el ahorro y disminuir los gastos.

-Enséñalos a "invertir": Puedes organizar un sistema dentro de casa, en el cual ellos te otorguen una cantidad de sus ahorros. Si esperan una semana, les devolverás esa cantidad más un rendimiento extra. Aunque no lo hagan formalmente en un banco, al realizar este ejercicio con ellos, aprenderán que el esperar antes de gastar una cantidad de dinero, puede traerles un mayor beneficio.

-Muéstrales la importancia de la puntualidad: En finanzas, la puntualidad es una parte clave. Procura que aprendan a ser formales y puntuales en todos sus compromisos de dinero. Por ejemplo, si pide un préstamo a un amiguito, o a alguno de sus hermanos, aconséjale que pagar a tiempo lo convertirá en una persona de confianza y podrán prestarle de nuevo.

-Educa los impulsos: Existen ocasiones en que nos dejamos llevar por un impulso y hacemos una compra que no estaba planeada. Enséñales a tus hijos que adherirse a un presupuesto puede traer grandes beneficios, y que gastar por impulso a veces puede mermar nuestras finanzas. Por ejemplo, si quiere comprar un videojuego, muéstrale que si ahorra, tal vez en un lapso de tiempo corto podría comprarse una consola nueva para jugar.

Al seguir estas sugerencias podrás acercar el mundo de las finanzas a tus hijos, recuerda que aunque son niños, tienen contacto con el dinero, y será beneficioso que aprendan a tener una relación sana con él desde pequeños.

Finanzas para los pequeños

Las finanzas personales son un elemento intrínseco a la vida de cualquier persona. No se trata de tener más o menos dinero. Se trata de que todos tenemos necesidades y gustos y debemos encontrar la mejor manera de satisfacerlos.

Los niños no son una excepción. Aunque ellos aún no tengan un trabajo o un ingreso, deben aprender cómo manejar el dinero. En algunas ocasiones serán recursos propios, pero también deben estar conscientes de cómo sus padres manejan la economía familiar.

Es conveniente que los niños aprendan de finanzas personales desde pequeños, porque así les parecerá un conocimiento natural que irán adaptando a su vida diaria. La responsabilidad de los adultos es proporcionales información de acuerdo a su edad y servir como guía. La mejor enseñanza es el ejemplo, así que asegúrate de poner en acción las recomendaciones que haces a los niños.

¿Cómo enseñar a administrar sus primeros ingresos?

Los conceptos esenciales que deben aprender los niños son ingreso, gasto y ahorro. El objetivo es que aprendan a diferenciar gustos de necesidades y que sepan priorizar. También es importante que sepan cómo establecer objetivos a corto y mediano plazo, y cómo establecer una estrategia para lograrlo.

A continuación te damos algunas recomendaciones para que los niños inicien su educación financiera:

  • Entrega una cantidad periódica. Es importante que establezcas una cantidad fija y que seas puntual en la entrega. Elige si será semanal, quincenal o mensual. Así los niños comprenderán la relación entre la duración del dinero y el tiempo. Deben saber que antes de la fecha pactada no recibirán más dinero, para que administren lo que tienen.
  • Motiva el ahorro. Pregúntale qué le gustaría comprar e invítalo a ahorrar para conseguirlo. Al principio lo mejor es elegir un objetivo a corto plazo, para que no pierda interés ni se desmotive. Ayúdale a calcular cuánto debe ahorrar de la cantidad que recibe y en cuánto tiempo reunirá el total. Apoya su esfuerzo regalándole una alcancía o una caja de seguridad donde podrá almacenar el dinero.
  • Recuerda el aprovechamiento de los recursos. Al hablar de ahorro no te limites al dinero, explícale también el ahorro de recursos, como la electricidad o el agua. Explícale porqué un uso eficiente de estos recursos es un ahorro económico en el presente y una inversión en su futuro.
  • Enséñalo a compartir. Establece alguna meta en familia y asigna la cantidad que debe aportar cada persona, de acuerdo a sus ingresos. El objetivo puede ser algo para todos, como comprar una pantalla nueva, o algo para un integrante, como el regalo de día de las madres. La idea es que los niños entiendan que con su dinero también puede hacer cosas por los demás y que no todos los objetivos son individuales.
  • Lleven un registro de ingresos y gastos. Es difícil saber con exactitud cuánto hay dentro de una alcancía. Enséñale que puede llevar registro de sus operaciones financieras en un cuaderno, algo similar a un estado de cuenta. Cada que aporte o retire dinero, deberá anotarlo con la fecha. Así en todo momento sabrá de cuánto dispone para cumplir sus propósitos.
  • Compras bien pensadas. Aunque deberás respetar sus decisiones, es importante que orientes sus compras. Explícale qué debe considerar, por ejemplo, duración del objeto, si requiere mantenimiento y algunas características que denoten calidad. Así entenderá la diferencia entre bienes inmediatos y bienes duraderos. Además, aprenderá a elegir lo que más le conviene.
  • Ofrece herramientas financieras. Como concepto puede ser muy complicado de explicar a un niño, pero llevado a la práctica, el aprendizaje será muy sencillo. Explícale, por ejemplo, el préstamo. Realiza una dinámica apegada a la realidad. Préstale cierta cantidad, que sus ingresos le permitan pagan, y establece una fecha límite de pago. Explícale que si no paga en esa fecha, la cantidad se irá incrementando y su deuda crecerá. También platícale acerca de las ofertas y cómo los precios bajan en cierta temporada. Un niño no tiene una tarjeta de crédito para compras a meses sin intereses, pero tú puedes apoyarlo. Elijan algo menor y dile qué cantidad deberá entregarte mes a mes. Él entenderá que a veces es más conveniente hacer pagos diferidos y cómo cumplir compromisos a mediano plazo.
  • Cuentas de ahorro para niños. Ya existe una gran oferta de cuentas de ahorro especiales para niños. Este instrumento es útil y divertido, porque les permite vivir experiencias de adultos, como ir al banco o utilizar un cajero automático. Una vez que hayan ahorrado en alcancía, podrían trasladar este dinero a una cuenta bancaria. Aumentará la complejidad del proceso, pero los niños empezarán a entender cómo funciona el 'mundo real'.

Apoyos didácticos

Existen libros adaptados a cada edad, para explicarles la administración del dinero. Busca alguno donde el niño pueda identificarse fácilmente con la historia o con el personaje. Para ellos será más fácil asimilarlo de esta manera.

También hay juegos didácticos que contribuyen a desarrollar las capacidades de evaluación y decisión. Los juegos de mesa donde se utiliza dinero ficticio también pueden ayudarlos a comprender la relación de cuánto tienen y qué pueden lograr con esa cantidad.

Recuerda que los niños aprenden de forma sencilla, divertida y práctica. Usa términos que comprendan fácilmente y dales ejemplos de cómo lo pueden aplicar los conocimientos en la vida real. Muéstrale que la administración de las finanzas no tiene porqué ser preocupante. Toma sus decisiones son seriedad y respétalas; no hagas burla de sus objetivos ni los tomes a la ligera. Y siempre enseña con el ejemplo. Para los niños será mucho más fácil repetir el comportamiento si eres su modelo a seguir.

Enviar a un amigo

Tu nombre:
Tu e-maill:
E-mail de tu amigo:
Mensaje:


La información proporcionada a través de esta función de correo electrónico no será almacenada por Visa para ningún otro propósito. Por favor lea la política de privacidad de Visa para más detalles.